Iniciar  Pausar  Reanudar  Altavoz

«La idea de las plantillas para decorar tu mascarilla se me ocurrió paseando»

mascarilla
Iniciar  Pausar  Reanudar  Altavoz
[DIARIOS DE CONFINAMIENTO]
La Entrevista a Javier Pastor. 23 años. Estudiante de Diseño Gráfico

¿Cómo se te ocurrió la idea de personalizar tu mascarilla?

Realmente la idea de que haya mascarillas personalizadas no es una novedad. La mascarilla que yo tengo la compré en el New & Retro Game Festival de Valladolid el pasado diciembre, unos meses antes de que se declarara el estado de alarma. En Japón y otros países asiáticos las mascarillas son utilizados como complemento estético, al margen de los que las utilizan para prevenir enfermedades contagiosas o protegerse de la contaminación.

Yo como otaku hacía tiempo que quería una, y en cuanto vi el diseño con la cremallera me enamoró, mi amigo que fue conmigo se compró otra con un diseño de hocico de animal.

La idea de hacer plantillas para que otras personas pudieran decorar sus mascarillas se me ocurrió hace unos días, paseando.

Antes de que se cause revuelo, soy asperger, una discapacidad neuronal reconocida en el espectro autista, así que estoy autorizado a dar pequeños paseos terapéuticos. Estaba intranquilo, porque ví en las noticias casos de padres con hijos autistas, paseadores de perros o enfermeros que regresaban de guardia que habían sido agredidos física y verbalmente por los llamados «vigilantes de balcones». 

Luego me acordé de otras ocasiones que tuve que salir de casa para hacer la compra, yo me ponía la mascarilla por supuesto, y cuando iba por la calle la gente me miraba, una cajera me comentó lo chula que era mi máscara y me preguntó dónde la había comprado, cosa que le conté.

Una cajera me comentó lo chula que era mi mascarilla y me preguntó dónde la había comprado.

Realmente mi máscara fue simplemente una compra fortuita. Teniendo que hacer mis prácticas de empresa desde casa realmente no tengo mucho que hacer, y pensé que necesitaba proponer ideas, porque en Fundación Personas me dan mucha libertad de trabajo; entonces fue cuando recordé mi experiencia y se me ocurrió la idea de las plantillas, que pueden ser muy buena idea para distraerse decorando las mascarillas en casa y a los niños y a otras personas con discapacidad intelectual les podría encantar, por lo que tuvo muy buena acogida en la Fundación.

¿Qué supone para una persona con asperger el confinamiento?

En mi caso no supone un cambio de rutina demasiado grande. Una de las cosas que tiene ser asperger es que sueles tener una rutina muy marcada, y para suerte, o por desgracia para mí, mi rutina suele ser muy sedentaria. No obstante, sí que he tenido que renunciar a ciertas cosas que formaban parte de mi rutina, como las clases online de la universidad o tener que renunciar a las prácticas de conducir, y por supuesto la prácticas en Fundación Personas o quedar con mis amigos como cada sábado, y para una persona con asperger, que no solemos llevar bien los cambios sin una planificación prevenida, es un palo. Personalmente no me afecta en sí el hecho de estar encerrado, cumplo con el confinamiento a rajatabla y sin ninguna queja, pero las ocasiones que tengo que salir a la calle se nota la diferencia; me siento libre y a gusto, y ni siquiera sabía que lo necesitaba, es una liberación.

¿Qué consejo darías para llevarlo mejor que a tí te ha funcionado?

Para mí la clave es mantenerse distraído. Siempre he sido una persona con mucho mundo interior, y cuando no estoy con temas de clases o prácticas suelo distraerme jugando a videojuegos, leyendo tebeos o viendo series en el ordenador. Recientemente he empezado con los paseos terapéuticos, yo que puedo, y a escribir. Pero también trato de hacer un poco de ejercicio con algún juego de la consola que me obligue a moverme. Personalmente, opino que la gente se vuelve loca por estar metida en casa es porque está aburrida y no tiene otra cosa que hacer.

¿Qué va a ser lo primero que hagas cuando se acabe el estado de alarma?

Volveré a mi rutina anterior. Será una alegría poder retomar las clases de conducir, volver a clase andando y coger el bus para ir al Envite a hacer las prácticas. Además, hace poco ha sido mi vigésimo tercer cumpleaños, y estoy deseando poder quedar con mis amigos para celebrarlo en condiciones.